Halloween: ¿Por qué nos aterroriza los payasos?

Todos tenemos una gran debilidad que nos hace en ocasiones, mojar los vaqueros.

Halloween es la noche más oscura del año, o eso es lo que nos han hecho creer durante mucho tiempo. La verdad es que esta festividad tiene un origen pagano, donde los celtas celebraban el fin del verano y le daban inicio a la época más oscura y fría del año.

Los rituales y celebraciones de esta fecha eran verdaderamente terroríficos, se sabe que las brujas hacían sacrificios con animales y usaban sus pieles como ropa. Además, también habían rituales sexuales donde se le agradecía al mal por su colaboración.

Al pasar los años el verdadero significado de esta festividad se ha perdido, y las historias de terror que han nacido a raíz del Halloween, han perdido un poco su esencia. Es por ello que actualmente los monstruos buscan trabajo, si así como lo lees.

Los monstruos que nos asustaban de niños ya han perdido la verdadera esencia. Y aunque al crecer estas historias dejaron de hacernos mojar los pantalones, no podemos negar que hay ciertas cosas que aún siguen dándonos un miedo increíble.

Hay quienes odian con su vida a los temerosos payasos. Y es que no es para menos, ya que Stephen King nos ha hecho vivir a más de uno, una experiencia muy desagradable con los payasos.

La adaptación de su novela a la gran pantalla se convirtió en la mejor estreno de la historia de Estados Unidos. Esta historia narra diversos miedos de algunos niños, en los cuales siempre está presente el temible payaso.

Así que probablemente la culpa de que muchos tengamos miedo a los payasos, sea de Stephen. Además se sabe que un hombre hacia una participación en varias fiestas infantiles, vestido de payaso. John Wayne Gacy se convirtió en un asesino en serie tras haber asesinado y violado a 33  adolescentes en la década de los setenta.

La coulrofobia es el miedo irracional a los payasos y se cree que esto pasa ya que el disfraz y maquillaje que usan estas personas que se visten de payasos, esconden la verdadera identidad.

Y por supuesto que tiene lógica, ya que con esto las personas guardan sus verdaderas intenciones.

Estas razones son más que suficientes para temerles a los payasos, así que es normal correr si vemos alguno de ellos en cualquier parte y mucho más si es en Halloween.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies