Que ocurre cuando el coche llega a viejo

No todas las personas tienen la posibilidad de cambiar sus coches, más si el que tienen aún les funciona; sin embargo, a veces no solo importa que todavía ande, también resulta crucial las condiciones en las que lo hace. No merece la pena quedarse con un vehículo viejo que atente contra la seguridad de sus ocupantes y la de las demás personas, pero nunca falta una excusa cuando no se puede o no se quiere darle de baja.

Algunos aseguran que es posible conservarlos durante mucho tiempo, con el correspondiente mantenimiento y teniendo una conducción adecuada. Además, hay coches más duraderos que otros, dependiendo de la marca y modelo que se tenga. No obstante, se debe estar conscientes de que con el uso y los años se crean desgastes que los llevan a perder sus propiedades, las cuales no siempre son recuperables.

Por más que se intente prolongar la vida útil de un vehículo, siempre llegará un aviso de “hasta aquí”. Los automóviles no corren la misma suerte que los vinos y los quesos, la edad no les sienta muy bien, lo más preocupante es que desde el comienzo de su declive el riesgo para la seguridad de sus ocupantes es grande. Por otra parte, hay que tener en cuenta que para que un coche sea catalogado como viejo, basta con que tenga 20 años o más.

Qué problemas suelen presentar este tipo de coches

Si el vehículo ha sobrepasado los 10 años, lo frecuente es que pierda efectividad la correa de distribución, del embrague y de los frenos. Es recomendable hacerles revisiones más continuas a los coches que llegan y rebasan dicha edad, debido a que lo primero que se ve comprometido son elementos que pueden ocasionar serios problemas y con ello aumenta el riesgo de propiciar accidentes.

Otros componentes que ameritan atención son los amortiguadores, su deterioro le resta estabilidad al coche, además incrementa la distancia de frenado. También aplica para el tubo de escape, ya que si se descuida, podría pasar por alto fisuras que generan contratiempos en la combustión e inestabilidad en el ralentí; por ende, se aumentaría el consumo de carburante.

La marca, el modelo y el año influyen mucho en las afecciones que se presentan con el pasar del tiempo. Si los coches con 15 años o más son considerados viejos y se aconseja darles baja, imagine el caso de vehículos más antiguos, que no disponen, por ejemplo, de los asistentes de: ángulo muerto, anticolisión o mantenimiento de carril.

Una forma sencilla y práctica de darle la despedida a su vehículo es visitando http://www.cochesparadesguace.com, una empresa que compra automóviles viejos, siniestrados e incendiados. Al entrar encontrará el formulario para realizar solicitud de una tasación, la cual es gratuita.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies